martes, 17 de marzo de 2015

Mira una rosa, aspira su fragancia y su bello color, y piensa que haría si como tú, siendo tan hermosa tuviese sólo tan corto el tiempo para vivir, unos cuantos días con suerte una semana. Pero la rosa, es feliz, no se queja de su suerte y nos regala sin pedirlo nosotros su belleza, y su suave fragancia pasajera. Muchas las he guadado en fotos y su fragancia en mi recuerdo.

Foto tomada por mí en el jardín de la casa, eran mis consentidas, ya no están y lo siguen siendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario